Muyer rural, Filazón en La Nueva España

  • Muyer ruralMuyer ruralLNE 11-3-2020Mª Esther García LópezLes muyeres del campu, trabayadores incansables y poco reconocíes.Güei cuando’l mundu rural sufre d’abandonu y del fenómenu del despoblamientu, quiero dedica-y esti artículu a la la muyer rural, y de manera especial a mio madre. Les manos esclaves, escuras y curtíes. Manos enllenes de callosidaes, castigaes pol trabayu diario. Rostru maquilláu pol sudor y el polvu terrosu, fustax de tristura y cansanciu. Acobardada y atada a la tierra, perfumada col arume del campu enranciao poles calamidaes de la vida. Muyer del campu,  sobrevivisti y sobrevives nesti mediu silenciosu onde nun val la protesta.Elles, les muyeres n’aldea que dan exemplu d’entrega, d’arte, d’organización y d’inxeniu. El mundu rural meyoró muncho a la hora de facer los trabayos cola llegada de la maquinaria y coles grandes esplotaciones ganaderes, más bien rexentaes por homes; nes cases hai agua corriente, lluz, neveres y otres comodidaes que nun esistieron hasta les últimes décades del pasáu sieglu, pero a les muyeres del campu inda-yos falta estima, visibilidá, llibertá  y reconocimientu del so llabor, y esto sigue siendo asina nel nuesu entornu en plenu sieglu XXI. Muyer rural ensin vacaciones, ensin tiempu de folgueta, ensin permisu de maternidá, nin siquiera un respiru nes fiestes y celebraciones cuando ella tien qu’amestar al llabor diariu’l ser l’anfitriona sonriente y cumplida, pero bien farta de trabayar.Emociónome al pensar nesti entornu rural porque se me vienen a la memoria munches coses que viví ellí na mio infancia, y porque güei más que nunca pienso en mio ma, y véola como nuna secuencia d’imáxenes, col feixe o’l maniegu de yerba al llombu, acarretando agua con tres calderos a la vez, ún en cada mano y otru na cabeza, en almirable equilibrio; coles manos engarabíes refregando los trapos nel ríu y col balde empicáu de ropa na cabeza, corriendo per aquel camín enllenu de piedres y socavones, que sortiaba con tientu. Tantos socavones y furacos como los qu’amagaben na vida diaria. Veo a mio ma, aprovechando les sueles de les zapatielles vieyes pa facenos otres cola guya de ganchu, o remendando con esmeru los pantalones de mio pá, que paecíen fechos de cachos, pero tan bien puestos que güei hasta podríen ser moda; y filando y texendo con un ritmu que talamente paecía que dalguién-y ayudare misteriosamente nel llabor peles nueches. Cocinando tolo más rico del mundu, y organizando tolos llabores de casa y de fuera de casa. Veo a mio ma corriendo d’un llau pa otru, segando, cuidando’l ganáu, xunciendo les vaques, y mil llabores más. Qué más puedo dicir d’una muyer 10, que vivió con tantes dificultaes nuna aldea pequeña del conceyu de Valdés, en La Degol.lada de la parroquia de La Montaña, un llugar recuestu y trabayosu, onde la economía de subsistencia yera lo que reinaba. La Degol.lada onde nací y me crié, poro soi conocedora de tolo que pasaben les muyeres rurales pa sacar la familia adelante. Ensin menospreciar el llabor de los homes, pero elles sacando del cuerpu muncho más de lo que podíen. Puedo dicir ya asegurar que les muyeres n’aldea fueron les precursores de la emancipación de la muyer. Elles col so llabor callao, demostraron al mundu cuánto somos capaces de facer y cómo somos les meyores organizadores de la economía familia, tán difícil de cuadrar, tiempos atrás. Porque bien ya verdá que vivimos tiempos difíciles, de crisis y otres gafures sociales, pero si echamos una mirada al pasáu sieglu, la vida nun foi fácil sobre too nel entornu rural. Les muyeres cargaes de fíos teníen que sacar, digamos d’onde nun lo había, p’alimentalos, discurrir de too pa tenelos vistíos ya calzaos, ya acarretar l’augua pa tenelos llimpios y pa toles llabores de la casa. Llabores nos que tamién collaborábemos les neñes y los neños que yéramos conscientes de la situación familiar, ayudábamos cuando tocaba, estudiábamos y madurábamos al calor del trabayu y del esfuerzu, obligaes poles circunstancies. Bien m’alcuerdu, cuando mio padre me compró un calderín de plásticu pa dir al agua, a unos 200 metros de casa. Traíalo na cabeza y la mayor parte los díes acarretaba agua hasta nueve veces. Una neña n’aldea como tantes otres  que facíen los mesmos llabores. Neñes rurales.Súmome asina con estes llinies a la reivindicación pola dignificación de la muyer nes distintes estayes de la sociedá y nos sos dixebraos papeles: trabayadora fuera del llar, madre, güela, compañera o esposa, y, n’especial, pa los millones de muyeres qu’inda n’otros llugares del Planeta sufren discriminación y persecución y onde la situación ye muncho más grave.https://www.lne.es/blogs/filazon/
Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *