M.ª Esther García López 20.03.2020 | 02:45

La ventana de la esperanza
Que la lluz nos allume estos díes a traviés del cristal
M.ª Esther García López 20.03.2020 | 02:45 la Nueva España

Al traviés d’una ventana podemos ver la guapura y la gafura de la vida. La ventana ye un elementu que siempre tuvo pa mi dalgo de maxa. Na mio infancia, cuando me llevantaba, lo primero miraba pola ventana’l mio cuartu y podía contemplar la guapura del paisaxe, los colores de l’amanecida. Un monte enfrente, con tonalidaes distintes en cada estación; el picu de Capiel.lamartín que me miraba sollerte como si me quixera alvertir de tolo que socedía alredor; el teyáu de la casa’l fornu que yo contemplaba nun planu inferior y miraba con almiración la colocación de les teyes, toes distintes; enriba posábense les rames d’una zreizal, que tantes veces foi l’árbol onde m’engaramé pa comer zreces bien riques. Esti momentu de contemplación, yera tamién momentu de relaxación pa entamar el día.

Fueron munches les ventanes que se me fueron abriendo al mundu a lo llargo de la vida, y que me llenaron de lluz, pero tamién otres ventanes que se cerraben de sópitu y m’enllenaron d’escuridá. Ventanes qu’espeyaben la escuridá de la nueche, nes que sentía el silenciu , y la paz y hasta’l mieu a les tiniebles; ventanes que me dexaron ver la maravía del cielu estrelláu, miles d’estrelles y miles de llunes, llunes cada vez distintes, delles veces con cercu, anunciando les tormentes de la vida.

Estos díes, zarraos en casa, tamién m’asomo a la ventana, pero nun veo les maravíes que contemplaba na infancia. Veo les calles solitaries, la tristura, el cielu ensin estrelles, cubiertu de nublu que nos impide ver la esperanza.

El mundu tien cerraes puertes y ventanes y, nun sabemos cómo, pero en poco tiempu, tamos viendo lo insignificantes que somos y qué capacidá de destrucción tien un ser diminutu como ye’l virus COVID-19.

Estos díes, asomámonos a la ventana, p’aplaudir, pa solidarizanos coles persones que tán entregaes la la so profesión, entregaes por nosotros pa frenar la espansión del virus y pa intentar curar y facer alitar a aquellos más desafortunaos, que son miles, y ente los que nos podemos alcontrar cualquier día nosotros mesmos.

Médicos, enfermeres, auxiliares, celadores, repartiores, empleaos de tiendes, camioneros, periodistes y demás persones entregaes a nosotros. Ellos son los más espuestos al contaxu. Cuántes coses tamos valorando, que nun se valoren si nun nos vemos en situaciones llímite como ye la qu’agora vivimos.

Espero que nun se nos zarre dafechu la ventana de la esperanza, y que podamos güei, más que nunca, compartir a traviés de la ventana del corazón, cariñu, apoyu, amor y otres tantes coses que la priesa de la nuesa sociedá nos torgaba disfrutar.

Quiciabes ye’l momentu de reflexonar y volvenos más humanos, de pensar un poco más nos demás y d’alimentar la empatía ente nós, que tantes vitamines necesita.

Esperemos qu’esta llaceria que nos afeuta pase pronto a la historia. Ánimu a tolos que sufren d’esta y d’otres gafures, pa superar la situación y que la lluz de les estrelles allume los nuesos díes. Que la lluz de la esperanza entre a traviés de la ventana.

Categorías: Artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *